Texto: Elías Miera (El Sincio)

Publico en la zona Campervan (Tara Stanhope)


Una de la improvisadas perfomances del festival (Gregory Nolan)

… Seguimos avanzando en nuestra crónica.

SABADO 30 agosto

Los días en este festival siempre comienzan con almuerzo líquido cercano al escenario principal y picnic multitudinario. Muchas familias y críos a estas horas pululan por la campa. Siempre programan además las mismas bandas para abrir ambas mañanas. La del sábado con la Trinity Orchestra, una banda sinfónica gigantesca con coro y que mezcla con bandas de rock para tocar clásicos. El año pasado me dejaron flipado con su interpretación del Dark Side of the Moon. Este año desafortunadamente solo vimos un par de canciones que no acabé de reconocer en la distancia. Este rock sinfónico en directo es altamente recomendable a primeras horas del día. Perfecto bálsamo matinal.

Me quede comiendo y bebiendo, enfatizando esto último, así que me perdí a Buffalo Sunn, una nueva banda irlandesa que está despertando interés y que hace pop estilo costa oeste americana a lo Laurel Canyon. Han sacado un par de singles bastante majos bajo el ala de Pat McCarthy, productor de cinco discos de REM, y no suenan nada mal. Mis amigos que se pasaron me dijeron que estuvieron muy bien. Hago esta reseña para los que gusten del estilo (me viene uno especialmente a la cabeza).


The Stranglers (Laura Horgan)

Fue limpiarse las comisuras de los labios y directamente incorporarse de nuevo al escenario principal para disfrutar con The Stranglers. No sabía que esperarme pero lo que estaba claro es que así temprano y sin colisión de horarios con otras bandas de mi lista, yo no me iba a perder el Golden Brown a escasos 50 metros de donde estaba almorzando. Y vaya que si lo disfrutamos, los de Guildford se marcaron un concierto bastante majo, repleto de clásicos y ejecutado con todo vigor y con una energía tremenda. Por otra parte es bastante difícil no disfrutar de temas como Peaches, No More Heroes o Walk on By con esa frescura casi imposible a estas alturas.


Benjamin Booker

Varios de los escenarios principales se encuentran a escasos 40 segundos unos de otros lo que te permite mojar la nariz para catar cosas al azar. Tras un par de intentos infructuosos con Raglans y Vann Music, bandas locales con algo de oficio pero escaso interés en la propuesta, nos topamos con Benjamin Booker. Me habían recomendado este chaval de Florida afincado en Nueva Orleans pero por motivos de agenda y lista interminable, no había acabado de investigarle lo suficiente.

El americano, al igual que los escoceses de la noche anterior, se convirtió en una de las gratas sorpresas dentro de las bandas nuevas descubiertas en el cartel del festival. Se trata de un blues americano de raíces veteado en directo con varios momentos after-punk pero muy americano en su conjunto, bajo, guitarra y batería. Tiene una voz muy buena y toca la guitarra con mucha personalidad. Lo de personalidad encaja muy bien en la descripción de Benjamin, un auténtico personaje en el escenario, intento de “crowd-surfing” incluido, tirándosenos encima de los que estábamos delante y con su cara casi aterrizando literalmente en mi rodilla al no estar muy llena esa zona. Salió corriendo de la carpa y volvió por atrás. Hay un tubo en la red de una actuación suya en la siempre placentera KEXP en Seatle muy majo. En resumen, otra nueva banda altamente recomendable y que también entra en mi quiniela del próximo Primavera.


Twin Shadow (Tara Stanhope)

Con poco tiempo para saborear este rock de raíces americano pasamos a Twin Shadow. Esto supuso perdernos a Wild Beasts ya que los había visto recientemente y porque teníamos ganas de bailar un poco esos ritmos ochenteros. Es la segunda vez que veo a este descendiente de dominicanos, y me volvió a dejar con la misma sensación que la última vez, bastante blandito en directo. No transmite ni la quinta parte de la energía de sus discos. Porque hasta el softrock puede tener un punto de punch, un género mucho más vibrante y jovial que lo allí disfrutado. Y mira que es difícil no hacerte bailar con los temas de su primer disco y puedo asegurar que había predisposición…. Además tenía la voz bastante cascada, abrió botella de champan celebrando que era el último concierto de la gira. Para mí que ya se había cogido las vacaciones por adelantado. Pero repito no es la primera vez que me deja templadito.

Tras una breve parada por We Cut Corners, original banda irlandesa donde canta el bateria y solo son él y un guitarrista, pudimos asistir en la distancia a la mayor marabunta del festival: Hozier. Quien iba a imaginar que este joven crooner dublinés fuese el que más espectadores iba a atraer al escenario principal en todo el fin de semana de entre todas las bandas? Existe por ahí alguna foto aérea de su concierto de las que asusta. Por lo que dicen este chaval apunta alto pero para mi gusto hace un estilo de cantautor de masas con mucha producción y de lo más previsible y comercial. No es mi estilo pero, por lo que se pudo ver, la mayoría no piensa como yo. Veremos a donde llega. Dicen que su directo estuvo muy bien pero yo solo escuche un par de canciones muy en la distancia que admito que no sonaban mal.


Metronomy (Jamie Tanner)

Con las prisas tan típicas de estos eventos llegamos apretadísimos para ver solo las últimas 3-4 canciones de Metronomy. La carpa se venía abajo. Les he visto tres veces en estos últimos doce meses y me parecen cada vez más potentes. Están creciendo mucho, y su último disco, que inicialmente no me gustaba casi nada comparado con el anterior, cada vez me agrada más. Apoteósico final de concierto con The Bay y con un aceleradísimo y destructivo You Could Have Easily Have Me, verdaderamente frenética esta última. Pocas bandas habrá en la actualidad tan potentes en directo y tan bailables y originales al mismo tiempo. Altamente recomendables sus directos, garantía de sonrisa de principio a fin. En ese momento sentimos una pequeña sensación de culpabilidad por perdernos el paralelo concierto de FKA Twigs (menudo discazo lo último que ha sacado) que se me pasó inmediatamente cuando confirmaron a la inglesa como la única artista en cancelar a última hora su presencia en el festival.

Sin perder la algarabía y esos sintetizadores casio de pachanga nos cambiamos a la carpa contigua para gozar con Omar Souleyman y disfrutar de una de sus raves de boda siria. Como siempre entregado al público y toda la gente boquiabierta disfrutando con el exotismo de su propuesta, con esos gritos tan raperos en árabe y con esos sintetizadores tan bailables. Es imposible no esbozar una sonrisa la primera vez que sale al escenario. Además lo hace después de un preámbulo gentileza del teclista que suena como la cabecera de un telediario especial de Al-Jazeera versión extendida.


Portishead

No nos dio tiempo ver acabar al sirio para salir y pillar buena posición en el esperadísimo por mi parte concierto de Portishead. Palabras mayores. Y tan mayores, ¿cómo puede una banda que tiene solo tres discos y además sacados en veinte años, ser cabeza de cartel de un festival? Eso lo dice todo. Aún me tiembla la garganta cuando explico el concierto. Dummy acaba de cumplir la friolera de 20 años pero sigue sonando a rabiosa actualidad. Y para Beth Gibbons y Geoff Barrow parece que tampoco pasa el tiempo. Estremecedores momentos vivimos con temas como The Rip o con los estruendosos riff de Geoff en el cierre con el verdaderamente apocalíptico We Carry On. Otro de esos conciertos que son para vivir una vez en la vida.


Chic (Jamie Tanner)

Como si no hubiésemos tenido bastante con ello van y programan a Chic en el mismo escenario principal y a continuación. Difícil papeleta para otro grupo legendario y con Nile Rodgers al frente, que nadie sabía cómo iba a funcionar. Y la cosa no pudo salir mejor, fue sin duda uno de los grandes conciertos del festival, el público y los músicos nos lo pasamos muy bien o mejor aún. Vaya manera de bailar y con qué facilidad movían a 15.000 personas. Increíbles versiones extendidas de todos sus clásicos con un sonido menos disco y más funk en directo. Músicos de muy alto nivel y además del repertorio clásico de Chic, unas versiones acertadísimas de temas producidos por Nile Rodgers. Let’s Dance, Like a Virgin o Lucky sonaron como un auténtico cañón, ¡menuda fiesta!

(Continuará…)

Deja una respuesta

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>