Standard

Con un pequeño retraso como una buena novia, ayer dio comienzo a la segunda edición del Santander Summer Festival. El buen tiempo acompañó la jornada que comenzaron Standard, con humor y simpatía ante un escaso público aún. Un directo tremendo y poderoso para esta banda que con un solo año de existencia tienen su futuro asegurado en el panorama musical. Éramos pocos, pero consiguieron hacernos botar. Gran inicio para el festival, sin duda.

Edwin Moses

Acto seguido tocaron Edwin Moses y su banda de percusion. Después de la energía de Standard, Edwin Moses cumplieron pero no convencieron, ni con su música ni con su puesta en escena: su directo resultó demasiado calmado, y muchos de los asistentes optaron por dar una vuelta para explorar el recinto del festival.

The Envelopes

Tras una breve pausa para disfrutar de una cerveza y seguir paseando por las instalaciones (inmenso el recinto que este año ha dispuesto la gente de la organización), comenzo el concierto de The Envelopes. Esta banda inglesa suena a pixies, con un directo directo y limpio. Muy divertidos encima del escenario, con canciones muy pegadizas y con más gente ya entre el público, la jornada iba tomando cuerpo. Se respiraba ambiente de festival.

Infadels

Ya empezaba a caer la noche en Rostrio cuando Infadels salieron al escenario y nos deslumbraron. Todo el mundo hablaba ayer de ellos. Impresionante la fuerza que tienen en directo con su mezcla rock bailable. No paran. La sorpresa de la jornada. La banda revelacion del festival, al menos de momento. A muchos nos recordaron a The Faint el año pasado: llegaron, hicieron un repaso de su álbum We Are Not The Infadels, bailaron, casi se cargan parte del montaje a base de saltos, y arrasaron.

Marlango

Después de Infadels… Marlango. El orden de las actuaciones no era el mejor, y Marlango bajaron los ánimos. El sonido era sensiblemente peor que en el concierto de Infadels y su puesta en escena elegante y pausada no era lo mejor para continuar la fiesta tras Infadels. Así que aunque Marlango se esforzaron, y Leonor se llevó todas las miradas a golpe de tirante, la impresión general fue la de un concierto aburrido, similar al que dieron en el Palacio de Festivales hace unos meses (pero allí, sentados, era otra cosa), en el que cabe destacar la presentación de un tema nuevo (sonaba muy bien), la versión guitarrera de My Love, y el final, festivalero por fin, con It’s All Right.

Impresiones del primer día: el festival ha crecido, el recinto es más y mejor, en todos los sentidos. La zona del mercadillo ha dejado de ser simbólica. Faltan sitios donde descansar, como el montículo del año pasado. El tema de restauración está más cuidado (pizza, kebab, bocadillos), y aparentemente hay baños suficientes (aunque eso se comprobará hoy cuando se empiece a llenar). El precio de las bebidas es similar al del año pasado, pero ¡ojo! los tickets del festival sólo valen para el mismo día, y no son canjeables para el día siguiente.

Todo esto, acompañado del buen tiempo, espectacular, que estamos disfrutando, hacen que el arranque del festival haya sido un aperitivo más que sugerente para lo que pueda pasar hoy.

Texto: Willy & RTZ!
Fotografías: RTZ!

Deja una respuesta

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>