Como era de esperar en una ciudad como esta, ni Quique González ni Iván Ferreiro, que podrían considerarse ambos dos como cabezas de cartel, movieron grandes masas. Es triste tener la absoluta certeza de que si Rodolfo Chikilicuatre diese un concierto de cinco minutos en el Palacio de Deportes las expectativas de éxito (en cuanto al público, claro) se cuatriplicarían. Eso sí, pese a que no fuese un llenazo absoluto el del viernes, gente había, no se me malinterprete.

Comienza la noche con dj Patrullero caldeando el ambiente, con una dosis de guitarreo y pop (suenan cosas como La Costa Brava o The Pipettes) que bien nos hace ir entrando en calor para dar paso a un animado Jesús Ordovás. Animado y tímido, que cuando llega a la puerta del palacio no dice, Soy Jesús Ordovás, al contrario, señala el cartel del Play Festival y les dice a los de afuera, Yo es que soy uno de esos. Se ve que la timidez se le pasa al ponerse en contacto con los platos, siempre con temazos, con grandes hits de ayer y de hoy (suenan Alaska, los Ramones...) con un marcado espíritu popi que nos hace sonreir y recordar su voz. Quiero decir, todos le conocemos por el programa de Radio 3, Diario Pop, y siempre es un honor poder ponerle en vivo una cara a esa voz tan mítica que afirmó ser el padrino de La Movida.

Ha habido un desajuste de horarios y Ordovás se despide, por el momento, después de haber pinchado tan solo 4 o 5 temas, y con problemas de sonido, para dejar paso a los barceloneses El guisante mágico, liderados por Aldo Comas.

Este mismo año han grabado con Sinnamon Records su primer trabajo, Love, lust & a bit of champagne. Si nos ponemos a etiquetar su música, que parece que esto gusta en exceso, las etiquetas, yo diría que son folk-pop, pop-folk, soul-pop, folk-soul, o alguna variante muy moderna de decir que hacen pop con influencias de folk y soul. En general el directo dista bastante de lo que me esperaba después de haber escuchado sus temas, su folk-soul-pop con toques sesenteros no resulta tan eficaz en el escenario como en las pistas del disco. Diría que sonaron algo lineales e insípidos, aunque consiguieron arrancar algún que otro bailoteo del público en las últimas estrofas del concierto.

Llega Iván Ferreiro al escenario, a estas horas ya hay más público y más animación, claro, le vienen a ver a él. Lleva puesta la camiseta de As Ferreiro, haciendo mención a aquella época en la que su hermano Amaro y él, tras la disolución de Los Piratas, se convirtieron en Rai Doriva y As Ferreiro. Ya entonces tocaban temas como s.p.n.b, o versionaban otros como Diecinueve, de Maga.

Suenan canciones como Mentiroso mentiroso que da nombre a su último disco, Toda la verdad, Personalidad Múltiple, y otras más antiguas como Ciudadano A, s.p.n.b., o El viaje de Chihiro. A mi me hacen ilusión las “viejas”. Parece que al resto le hace ilusión todo.

El público grita alguna que otra canción, el resto las cantan, pero entre los gritos hay dos chavales que son capaces de levantar la voz, están como locos con la camiseta en la mano, empeñados en que Iván se la cambie por la que lleva puesta. Al final lo consiguen.

Se van despidiendo con La canción del no, e Iván hace un repaso rápido de los componentes del grupo, pidiendo un especial aplauso para Emilio Saiz, que les acompaña a la guitarra, y al cual seleccionaron a través de un casting.

Amaro se arranca con la primera estrofa de Turnedo, bajo en mano. La gente se emociona y canta con él. Se nota que ha sacado su primer trabajo en solitario, La ciudad de las agujas, ya no se ve tanta timidez como la última vez que se les vio por el Palacio de Deportes de Santander, hace ya unos añitos. ¡Algo ha cambiado! Se ve más cohesión en el grupo y en su música. Y esto se va terminando. Mi furia paranoica. Más gritos. Aplausos. Esas cosas. Iván se pone la camiseta que le han lanzado y les tira la suya. Los otros encantados con la camiseta sudada de As Ferreiro, y a por más cerveza mientras se espera la llegada de Quique González.

Quique sale corriendo de los camerinos como aparecido de la nada, y en medio segundo ya está encima del escenario. Miss camiseta mojada. Aplausos de bienvenida. Viene acompañado por la Aristocracia del Barrio y por su último trabajo de estudio, Avería y redención # 7. El sonido sigue sin ser del todo limpio, al igual que sucedió con Iván, pero sabe ganarse a la gente. Suave es la noche. Kamikazes enamorados. Lo suyo es la narrativa, es lo que más me gusta de Quique. La narrativa con regusto a cantautor de rock americano, que hace pensar en Bukowski, e incluso en el fallecido Ángel González. En lo musical se le va a uno la mirada hacia Tom Petty.


Pequeño Rock & Roll, Avería y redención
. Se sienta al piano. Curioso piano. Le ha puesto la defensa de un ford y una señal que reza, Manos quietas, este coche ya ha sido robado. Le ha colocado incluso retrovisores. Ayer quemé mi casa, Lady Drama, Polvo en el aire… El público se las sabe. Kid Chocolate. Los Ángeles. No sé, quizá me faltó en el concierto algo más de caña a la hora de tocar las canciones más guitarreras, pero no temas míticos. Para finalizar allí sonaron las famosas Te lo dije, Salitre, o Aunque tú no lo sepas, canción que compuso para su amigo Enrique Urquijo. Una buena elección, teniendo en cuenta que el madrileño ya cuenta con seis trabajos de estudio, y el disco en directo Ajuste de cuentas que grabó en 2006. Ha llovido mucho desde que salió Personal allá por el 97, y lo ha ido encauzando muy bien.

Y como plato final, Vidas cruzadas. Me dio pena escucharla cantada solamente por Quique, sabiendo que Iván Ferreiro andaba por allí, entre los camerinos. Una lástima.

Termina el concierto y más de la mitad de la gente desaparece, lo cual me parece fatal. Es el turno de Estereotypo. Los santanderinos acaban de presentar su disco, Join the Electro Funky Party! Y es que la fiesta la dieron, indiscutible. Todas las canciones que tienen son temazos. Electro Funky Party, Pleasure, City of night, Think outside the box

Es una pena para los que se marcharon antes de tiempo, porque se perdieron una buena. Antes de tocar Pleasure, un alegre Iván Ferreiro se subía al escenario para cantar la mítica Años 80 de los Piratas, versionada por Estereotypo. Las caras de felicidad de estos últimos, no tenían precio. Fue sin duda el mejor momento de toda la noche. Van a dar mucho que hablar estos Estereotypo, si es que no lo están dando ya.

A continuación se juntaron Patrullero y J. Ordovás para poner temazos y hacer bailar a los que quedaban. Y es que allí se bailaba con ganas.

Para finalizar, se acabaron uniendo Mendetz (en calidad de djs), Patrullero y Ordovás. Allí sonaron temas de Justice, Digitalism… Una pena que cortasen la música algo antes de tiempo, justo cuando Patrullero se disponía a darle al play con Disfraz de tigre, de Hidrogenesse.

Esperemos que haya una segunda edición de Santander Play Festival. Y esperemos también que para la próxima se anime más gente, y podamos quitarnos esta sensación de fracaso, en cuanto a la asistencia de público.

Texto y fotografías: Patricia Susvilla

2 Respuestas para “Santander Play Festival 2008”
  1. Juancho dice:

    yo soy uno de esos “dos chavales que eran capaces de levantar la voz”, consegui cambiarle mi camiseta justo en la ultima cancion, y mi amigo Aitor se colo en el backstage y le cambio la suya por la que yo le di a ivan, despues estuvimos hablando con ivan, amaro y el gran quique, que nos tuvieron que aguantar un ratillo, jeje
    que fuese poca gente, no me molesto en absoluto, todo lo contrario, gracias a eso se oian nuestros gritos, eso si, esperemos que este limitado publico no implique que no vuelvan a celebralo…:S
    Un saludo!!

  2.  
Deja una respuesta

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>