Foto:Andrea Herrera Martínez

«Somos los primeros que corremos el peligro de autocensurarnos» Coque Piña

Carlos Reus, vocalista y guitarra, Juan Antonio Caballero “M” al bajo, Coque Piña a la guitarra y el incombustible batería Juan Luís Martín, “Malvís”, integran desde junio de 2007 la formación mallorquina Haddock’s Orphans.
La banda rinde tributo al desaparecido bar Haddock, situado hasta el 2004 en la Lonja palmesana, y a toda su fiel clientela que encontraba en su espacio el rincón perfecto donde fraguar la amistad bajo los efectos etílico-musicales. Todos ellos, huérfanos del Haddock.
Haddock’s Orphans tienen un primer trabajo llamado Nihil obstat que recomiendo ferviertemente.

Venir de Mallorca, ¿es un problema añadido para abrirse camino? ¿no os sentís un poco desplazados del resto del circuito nacional?
Todos los que te respondan desde Mallorca supongo que te van a decir lo mismo. Que es mucho más trabajo salir fuera, coordinar aviones, los gastos, bla bla bla. Eso es una putada para los grupos mallorquines pero también para el público mallorquín. Porque al menos a nosotros nos sale algo más barato salir en avión por eso del descuento de residentes, pero si te quieres traer una banda de fuera, si es una iniciativa privada sin “subvención” cuesta un huevo. Es difícil de amortizar. Y, hombre, desplazados es una forma de resumir el hecho de que los grupos isleños no nos movemos tanto, no tocamos en la península tan a menudo como nos gustaría, ni nos cruzamos o tomamos copas con los críticos de Mondo Sonoro, Ruta 66, etc. Vamos, que no hay mucha ocasión de hacerles la rosca.
De todas maneras, de allí han salido un puñado de buenos grupos… Sexy Sadie, The Nash, The Tea Servants, La Granja, Jet Lag, Sterlin … Sí, claro, grupos cojonudos como también Amarillo, Sr. Nadie, L.A., Los Valendas, La Búsqueda… ¿sigo? Pero retomo la anterior pregunta, porque en Mallorca y el resto de islas hay grupos muy buenos, buenos y malos malotes, como en todos sitios. No creo que las islas sean especiales en calidad. Pero la condición isleña o provincial en general parece que sólo permite que unos pocos consigan tener repercusión estatal. En cambio, tragamos más fácilmente todas las propuestas capitalinas, de Madrid y un poco menos de Barcelona, incluso las malas, porque tienen más de repercusión, tienen más posibilidades de proyección. O quizás me equivoco completamente y hablo desde el complejo isleño y el resentimiento provinciano.
¿Cómo surge el grupo? ¿Antes os llamabais Jack Ruby o algo así?
Lo de Jack Ruby fue un nombre que tanteamos pero que nunca llegamos a adoptar. El grupo se formó en julio de 2007 por las ganas que tenían Eme (bajo) y Carlos (voz y guitarra) de tocar en directo con un buen equipo en un concurso llamado Festival Telescopio, en Mallorca. Engancharon a Malvís (batería) que había tocado con ellos en una época de su grupo Cliente 1 Millón y me persuadieron a mí (Coque) para que me uniera, con la zanahoria de utilizar un par de temas míos que había grabado en el estudio de Carlos. La experiencia fue muy cañera y nos motivó a seguir, a pesar de que Malvís y yo residíamos (yo aún lo hago) fuera de la isla. Puedes imaginar que hubo bastante flipe y mucha motivación porque el coñazo de soportar la dinámica de un grupo con estas condiciones quema mucho. Y como el grupo era nuevo, con otra filosofía, con más gallos en el gallinero, se exigía rebautizarnos y a la caza del nombre le echamos un toque de nostalgia y de homenaje a los pequeños bares musicales, y nos bautizamos como huérfanos del Haddock, nuestro añorado bar de Palma, que había cerrado en el 2004.
Me parece alucinante que este disco esté autoeditado, que no tengáis sello que lo distribuya. ¿Dónde y con qué medios está grabado? (Yo me lo imagino grabado en vuestro local y no suena nada mal, la verdad).
Sí, está grabado en nuestro local que cumple las condiciones suficientes para ser estudio de grabación. La grabación ha durado cuatro meses y decidimos por salud mental y falta de tiempo, porque la pretensión era mezclarlo nosotros mismos, que había que sacarlo de casa para que otra persona se ocupara de la mezcla, y decidimos que lo hiciera nuestro amigo Dani Ambrojo. Dani es un productor muy poco indie, o más bien, todo lo contrario. Es un tío que ha ganado una gran reputación, porque es un productor y técnico cojonudo, dedicándose profesionalmente a componer y producir la canción del verano, muy en la línea OT, casi diría, insultantemente comercial. Pero no lo escogimos con la intención de redimirle, sino porque la confianza en este primer disco era para nosotros lo primero. En Mallorca, más de uno nos emplazó a dirigirnos al productor indie mallorquín de turno, pero eso de soltar la pasta y mezclar con un tío que ni nos ha escuchado ni tenemos relación amistosa alguna, nos parecía un poco ingrato. La confianza con Dani ha sido lo más importante porque, al fin y al cabo, se trata de una opera prima dirigida por nosotros mismos. Y ha tenido que soportar nuestras pifias de grabación y nuestro ánimo insoportable. Lo importante es que estamos contentos del resultado.
Y más que un sello que lo distribuya, nos apetece que la gente lo escuche. Si un sello facilitara eso, pues estaría muy bien, la verdad.
Hablemos de influencias… bueno, la de los Cure la veo clara, es más, la voz de Carlos me recuerda muchísimo… luego yo veo flotando de vez en cuando a unos Gigoló Aunts (Things cannot be changed) por ejemplo… Contadme un poco lo que escucháis.
Hombre, la influencia de The Cure es inevitable. Carlos y yo somos amigos desde los tres años. Imagínate. Yo creo que hemos estado más tiempo juntos que con nuestros respectivos hermanos. Y pasamos desde los doce años obsesionados con The Cure, como luego por los Pixies, y la lista seguiría. La voz de Carlos tiene las marcas de Robert Smith o Morrisey, y de otros cantantes que le gustan, claro. Creo que el grupo coincide que la música de los noventa, pesa mucho en nuestro sonido, cuando podías escuchar de forma habitual Pulp, Blur, Pavement, Dinosaur Jr., Teenage Fanclub, Stones Roses, Posies, Smashing Pumpkins… Es difícil que no coincidamos con The Smiths, Arcade Fire o Los Planetas. Pero el grupo se mueve en un margen de tensión entre The Smiths y Elliot Smith. Así que en “Things cannot be changed” se puede notar la herencia melódica y sonora de Teenage Fanclub, Girasoules, Bronco Bulfrog o de Gigoló Aunts, igual que en otras deducen Coldplay, New Order, Muse o Placebo. En otras, sinceramente, creo que ponemos más difícil practicar estas relaciones de ideas. También depende de quién y desde qué bagaje o erudición musical practique su análisis. Hay veces que aparece alguien y dice “el comienzo de It cheers me up es igual a esta canción de tal grupo”, y el resto de la banda se mira porque sabemos que el que ha compuesto eso no se ha escuchado en su santa vida al grupo en cuestión. ¿De dónde coño saldrán las canciones? Nuestra música es como esos armarios de treintañeros, resistiéndose a lanzar la ropa de los últimos veinte años, a pesar de las quejas de su pareja.
¿Cómo componéis? ¿Os planteasteis desde el principio cantar en inglés?
La elección del idioma fue una decisión firme desde el principio, por razones varias. Te diría que quizás porque ellos ya habían probado otros proyectos en castellano o en catalán, y tendrían ganas de cambiar. A mí personalmente, me parece que la voz en inglés en Carlos luce muy bien. Y el proceso suele ir generalmente, al menos con las canciones que hay en “Nihil obstat”, de la música a la letra.
El proceso de composición musical es de lo más normalito, con la iniciativa y composición de alguno de nosotros y el tira y afloja habitual de un colectivo en algunos arreglos. O aparece alguien con un bajo y que el resto de la banda se las ingenie, pero siempre bajo la aprobación del instigador de la canción.
Las letras definitivas no han llegado hasta el último momento. Y a la hora de vestir la canción, hemos buscado la temática que nos sugiere o que nos inspira la música. Las letras pretenden ser sencillas, francas y directas, relatos de circunstancias de nuestras vidas y de casos cercanos, sin pretender un texto metafórico, de escondidos mensajes. No hay pretensión de hacer gran literatura. O igual no hay capacidad. Todos coincidimos que la mejor letra es la de The most dangerous game y será porque la ha hecho una persona de fuera del grupo, nuestro amigo Fede. Nuestras letras reflejan las sensaciones que logramos cuando nos enfundamos los instrumentos, nos dejamos llevar, quitándonos de encima los lastres de la ironía, la mala leche o el retorcimiento a las que te ves obligado a recurrir muchas veces en la interacción social.

¿Qué supuso para un grupo como vosotros tocar en el Festival Ebrovision de Miranda? ¿Cómo surgió la posibilidad?
Ebrovision fue un revulsivo, un empujoncito no previsto para nuestros ánimos. Te presentas desde Mallorca siendo un grupo desconocido para la mayoría de la gente y no sabes qué respuesta vas a conseguir. Y no podía haber sido mejor. Nos lo pasamos genial. Y nos obligó a hacer el esfuerzo de pararnos durante medio año, planear y llevar a cabo la grabación de algo más que la maqueta de turno. Aunque justamente fue gracias a las maquetas por lo que pudimos contactar y conseguir que la organización tuviera el detalle de sumarnos al cartel.
Tocasteis el jueves en la sala Maquiavel imagino que lo suyo sería tocar algún día en la Fábrica de Tornillos o el Multifuncional de Bayas…Tenemos muchas ganas de volver a Miranda y estamos en contacto con la gente de la Asociación Rafael Izquierdo para encontrar una fecha que nos vaya bien a todos. Hay que ir a Miranda, pero también hay que ir a Santander, Vitoria, San Sebastián…
¿Con qué dificultades os encontráis en el día a día para mantener esto en pie? ¿A qué aspiráis?
Hay que compaginar las obligaciones laborales y los compromisos matrimoniales con el capricho y el dolor de cabeza que supone mantener una banda. Más allá de aspiraciones, de lo que se trata aquí es de cuatro pirados que trempamos haciendo rock y que, mientras las circunstancias lo permiten, disfrutamos componiendo y vaciándonos en directo compartiendo nuestros delirios musicales con quienes queráis.
Vender un poco el disco a la gente que no lo haya escuchado. En unas líneas… ¿Qué se puede encontrar en Nihil Ostat? Por cierto, ¿Qué significa el título?“Nihil obstat” significa algo así como “no hay obstáculo”. Es una latinada que puedes encontrar en antiguos libros religiosos que confirman que pueden ser publicadas previa censura eclesiástica. Está tomado con cierta ironía. Ya sabes que la censura se expande más allá de lo deseable, y nosotros somos los primeros que corremos el peligro de autocensurarnos bajo muchos pretextos y conceptos. Las discusiones en la banda muchas veces van por ahí, cuando caemos en el pecado de reflexionar sobre lo que hacemos y lo que deberíamos hacer. Es pues una ironía hacia dentro y hacia fuera. Hacia dentro, porque tememos “obstaculizarnos” con imágenes teóricas de lo que deberíamos ser. Y hacia fuera, porque el mundillo musical nos parece que ha establecido muchos cánones, mucho catecismo. Te confieso que no somos muy lectores ni de crónicas ni de noticias musicales pero cada vez que las veo, me evoca la odiosa sensación que tenía en clase de literatura en la que me imponían una manera de entenderla en vez de descubrirla por uno mismo. Así que el título va por ahí. Lo importante son las diez canciones, que pensamos que son diferentes entre ellas, pero que les une un intento de luminosidad pop. Qué rollo. Sinceramente, creo que la gente no necesita que continuemos “interpretando las escrituras” y que pueden escuchar y valorar por su cuenta yendo directamente a la fuente. No tienen más que ir a nuestro myspace (www.myspace.com/haddocksorphans) y bajarse gratuitamente el disco.
Si alguien quiere compraros el cd ¿cómo lo puede hacer? Imagino que a estos niveles es más importante que os escuche cuanta más gente mejor, no ya tanto vender x unidades del cd.
La autoedición de cd’s la tenemos casi agotada, por eso hemos decidido que lo más interesante es que la gente de cualquier rincón se baje sin problemas ni pagos el disco. Si alguien quiere comprar el cd, tendrá que esperar a que un sello se decida por su parte a hacer una nueva edición, la distribuya y la promocione a su gusto. Ya nos sentimos bien pagados si la gente se lo baja y disfruta escuchándolo, aunque de vez en cuando un mail con un feedback positivo tampoco nos viene mal.
Ya he visto que en Youtube está colgada el False revolution en directo (temazo que quita el hipo). ¿Qué pensáis de los myspace, youtubes… etc, etc? ¿os imagináis que de repente despareciera Internet? Los grupos pequeños estarían perdidos supongo…
Me complace que te mole False Revolution. La verdad es que llega a la gente, aunque nos sorprendemos cada día con la canción preferida del disco por cada persona. Y sí, parece que gracias a internet se ha facilitado el acceso a la música de los grupos pequeños, pero también lo colapsa. Lo que sí nos hace sentir es menos aislados, cosa que ya es positiva.
El disco tiene diez canciones, no sobra ni una canción… habéis elegido muy bien dejarlo así. Está muy compensado. ¿Quedaron muchas canciones fuera?
Pues hasta la grabación nos habíamos movido entre una veintena de canciones y tuvimos que hacer el duro ejercicio de selección, no había más remedio. Diría que fue casi dramático. Pero la praxis exige imponerse unas limitaciones. Hemos elegido las 10 que nos gustaban más, tal cual. Si llegamos a pensar que tendríamos más tiempo, habrían sido las 12 que nos gustan más. Pero claro, abres la posibilidad de que haya más canciones que no gusten a la gente, también. Las canciones que no han entrado en el disco, ya veremos si tienen su oportunidad. La intención es que la tengan, pero es cierto que el material nuevo se come en ocasiones los temas antiguos. Y también es verdad que lo antiguo tiene la oportunidad de coger nueva dimensión inesperada y sorprendernos a nosotros mismos. La primera versión que hizo Carlos de Freud era una canción completamente diferente que le pusimos a caldo. Y ahora nos parece la hostia.
¿Qué os comenta la gente después de escuchar el cd? ¿Habéis recibido alguna crítica que os haya hecho especial ilusión? (Algún músico, alguien que admiréis…)
Estamos contentos. Pero creo que la crítica que nos llega más al corazón es la de nuestros respectivos hermanos, que están entusiasmados y que dejan entrever un atisbo de orgullo. Parece como si todas las hostias que nos hemos dado, todas esas peleas familiares por discos rallados y cassettes perdidos, ahora quedasen perdonadas con este disco. Uno de mis hermanos incluso me ha dejado quedarme su guitarra eléctrica, que el cabrón tenía muy celosa, dando por sentado que le daría mejor uso.
Sois conscientes que por el simple hecho de ser de aquí y no llamaros LHR o Deluxe o Lori Meyers muchos no se paren ni a darle una escucha a vuestro trabajo. “¿los Haddock’s qué?… paso paso…” Si no tienes padrino no te bautizas, ¿tenéis padrino?
Bueno, es un mecanismo de selección que ponemos en marcha muchos de nosotros. Seleccionar y economizar. ¿Cómo poder reprochar eso? El papel de los padrinos es muy útil, claro. Pero nosotros andamos algo escasos. Aunque preferiríamos más bien madrinas. Y mira que es bastante extraño porque los cuatro somos la mar de simpáticos.

7 Respuestas para “Entrevista con Haddock’s Orphans”
  1. Javichachi dice:

    ¿Toca Chavo con ellos? jaja

    (2ª foto, a la derecha)

  2. pelotas dice:

    Es el Chavete, ja ja ja ja

  3. Roderic dice:

    ¿Quién es ese Chavo? He leído la entrevista pero no leo el nombre de ningún Chavo en la banda…

  4. Stoner dice:

    el chavo es un colega nuestro que se parece al bajista, ciertamente

  5.  
Deja una respuesta

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>