“NO SE CANTAR DE OTRA MANERA” Xabel Vegas
Su propuesta musical es el rock con raíces como banda sonora de unas canciones cargadas de mensaje. Arriesgada apuesta de Xabel que se lanza sin red después de cerrar una etapa junto a uno de los grandes nombres del pop independiente nacional, Manta Ray. “Con ellos aprendí a concebir la música como un proyecto colectivo y a trabajar con el sonido en su parte más abstracta, con las texturas, los ambientes… pero necesitaba embarcarme en un proyecto más individual y con un peso mayor de los textos”. Para este proyecto Xabel Vegas ha querido acompañarse de Las Uvas de la Ira, banda formada por cuatro jóvenes músicos asturianos. En 2007 ve la salida de sus cinco primeras canciones en formato mini cd con 30 minutos de sonido bajo el título de “Canciones sobre traiciones y mentiras”. En 2008 aparece “El óxido” su primer disco largo con producción del propio Xabel y Kaki Arkarazo. El disco suena mucho más crispado e intenso que el mini cd de presentación, con canciones llenas de guitarras y ninguna timidez a mostrarse. Este viernes 18, Xabel y su banda cerrarán el Ciclo de Gulliver que se celebra esta semana en el Centro Cultural Doctor Madrazo de Santander.


¿De dónde surge la necesidad de emprender este proyecto de Xabel Vegas y las Uvas de la Ira?.
Supongo que es una necesidad que surge de manera muy natural. Simplemente quería iniciar un proyecto donde toda la responsabilidad descansase en mi y donde los textos fuesen protagonistas de la canción. Y en esas estamos.

¿Esta posibilidad de explorar nuevos caminos sale porque Manta Ray estaba agotado o el fin del grupo ha surgido después?
No, el fin de Manta Ray surgió después de que iniciara este nuevo proyecto.

Me imagino que por la misma coherencia que ha seguido el grupo durante los 15 años de su carrera, habrá que descartar un posible futuro regreso ¿no?
Si, a día de hoy veo imposible que regresemos como Manta Ray. Tal vez dentro de unos cuantos años y con muchos euros de por medio…

Otra curiosidad, la noticia de la desaparición fue algo súbita, no habéis dado el placer a vuestros fans de una última gira de despedida (en este caso y tratándose de la calidad de Manta Ray en directo) muchos hemos lamentado no haberlo sabido para viajar a otra ciudad para veros por última vez en vivo…
Pues que le vamos a hacer. Nos resultaba absurdo tomar esa decisión tan importante y a la vez estar ensayando y tocando durante varios meses. Sería un poco estúpido decir a la gente “no queremos seguir” y a la vez dar conciertos de despedida. Nunca he entendido las giras de despedida.

Puede que ahora que ya os habéis separado vengan las mejores palabras por parte de todo el mundo, los “discos homenaje”… etc. Es lo que se suele hacer en estos casos, pero hay que reconocer que en el vuestro siempre se ha hablado maravillas cuando estabais en activo. Digamos que la críticas o el fervor de vuestros incondicionales era inversamente proporcional al número de ventas o de gente a la que le llegabais ¿no?
Nosotros jamás tuvimos esa sensación. Siempre fuimos conscientes de que éramos un grupo minoritario y, a pesar de ello, teníamos un público muy fiel y en cantidad suficiente como para que Manta Ray haya durado diecisiete años haciendo discos y giras. Por otro lado lo cierto es que no me interesan demasiado los discos homenaje salvo cuando tengo que participar en ellos. Recientemente he participado en un disco homenaje a Surfin’ Bichos y, cuando tengo el disco en la mano siempre pienso “¿por qué voy a escuchar estas versiones pudiendo escuchar el original?”. Espero que a nadie se le ocurra hacer un disco homenaje a Manta Ray. Aunque bien pensado, no vendría mal de cara a los derechos de autor.

Es otra cosa que me parecía bastante injusta. Yo cuando os veía en directo, me parecía algo tan acojonante, tan impactante y brutal, que no alcanzaba a comprender como haciendo esos shows no estuvierais en boca de todo el mundo y de manera permanente. Siempre me imaginé que si por ejemplo, la actuación que hicisteis en el Tanned Tin, la hace un grupo venido del extranjero se le hubiera dado tal pompa que ese grupo ya hubiera conquistado nuestro mercado por unos cuantos años. Pero como lo hizo un grupo de Gijón….
Bueno, eso es cierto, pero también es verdad que hay grupos acojonantes que nunca han llegado al lugar donde estábamos Manta Ray. Soy más bien de los que ven la botella medio llena. Nunca me ha gustado quejarme o llorar por la situación en la que estábamos teniendo en cuenta que éramos un grupo con un repertorio en gran medida instrumental y con canciones de minutaje en ocasiones muy alto. Así que teniendo en cuenta todos esos factores y un país como España, creo que no nos podemos quejar.

Viendo a lo que sonaba Manta Ray y a lo que suena Xabel Vegas intuyo que escuchas muchos estilos diferentes de música. ¿es así o antes te amoldabas al resto de tus compañeros?
No, por supuesto que escucho muchos estilos de música. Todos en Manta Ray lo hacíamos. Antes que músico soy fan de la música; de toda (o casi toda) la música.

¿Estás preparado para las comparaciones con tu hermano Nacho, seguro que te llaman oportunista… etc. ¿Supongo que es imposible cambiar el tono de voz?.
La verdad es que solo se cantar de la manera en que lo hago. Pero además si tratara de cambiar (en el caso de que pudiese hacerlo) de timbre de voz solo para eludir las comparaciones con Nacho, estaría haciendo música en función de esas comparaciones y no como quiero hacerla. No me miro en el espejo de Nacho ni para acercarme ni para distanciarme de lo que hace él. De hecho solo tengo escuchado su primer disco. Por otro lado, ¡qué cojones!, yo tengo una voz más grave y, desde luego, desafino menos.

Lo que si está claro es que los dos habéis seguido un camino que no tiene nada que ver con Manta Ray y si más con el rock de autor, no se si llamarlo cantautor (supongo que todos los que escriben y cantan lo sean y no se les llama así).
Yo hago rock. Lo de “autor” es una tontería. Todo el que componga canciones es autor. Manta Ray también hacíamos rock de autor, solo que con cuatro autores y desde otra perspectiva. Yo solo pretendo hacer rock con buenas letras. Nada más.

El disco lo ha producido Kaki Azkarazo, que ya trabajó con vosotros en los últimos discos de Manta Ray, de hecho creo que se comentó que él fue el causante de que por fin, se reflejara en el estudio, lo que conseguíais en directo. Supongo que un hombre de confianza para ti…
Desde luego a Kaki le debo buena parte del sonido de Manta Ray y del sonido de El Óxido. Me ayuda a soportar el trabajo de estudio que para mi es horrible y además se ha convertido en un buen amigo.

La banda de acompañamiento no había hecho nunca un disco ni una gira así que supongo que estarán incluso más ilusionados que tú, que ya llevas años en esto.
Bueno, yo también estoy ilusionadísimo. El tiempo no me ha quitado ilusión sino todo lo contrario. Es cierto que en la banda lo viven con la novedad de lo no vivido, pero yo también estoy lleno de ganas de subirme a los escenarios.

Has titulado tu primer trabajo “El Oxido”. Me gusta mucho el título y la reflexión que haces en torno a él. Lo puedes explicar un poco para los lectores…
El óxido es un material que me interesa. Simboliza la decadencia, pero también le proporciona vida a los metales. Hace que estos cambien de color, de textura… Yo vivo en una ciudad, Xixón, que fue de acero y se fue oxidando con el tiempo. Y esa ciudad está muy presente en el disco. Si a eso le unimos que las historias que se narran en las canciones son experiencias vividas que se oxidaron en la memoria, me parece que El Óxido resume bien el alma del disco.

Según el título me imagino que serás de la opinión de que la arruga es bella. ¿Prefieres bandas o músicos que suenan sin excesivo maquillaje o arreglos?.
Desde luego. Quizás en otro momento de mi vida necesite arreglos, cuerdas, vientos, etc… Pero ahora necesito inmediatez a la hora de contar historias. Y esa inmediatez me la proporciona un sonido más desnudo con las guitarras como protagonistas.

Supongo que por como suenan este primer ep y cd será muy difícil encontrarse sorpresas en un futuro al escuchar los siguientes trabajos
No lo tengo tan claro. Si algo me gustaba de Manta Ray era la capacidad para reinventarnos a nosotros mismos y romper con nuestro propio pasado. Creo que en este proyecto trataré de seguir con ese planteamiento. No me siento cómodo explotando un único lenguaje sonoro durante cuatro discos. Dentro de mi propio universo trataré de buscar líneas de fuga.

Aida “la Carbonera”, ¿es un homenaje a alguien?
Es un homenaje a algo que sucedió en mi ciudad, Xixón, en los años 80. En esa década un barco, el Castillo de Salas, encalló frente a la costa gijonesa y derramó miles de toneladas de carbón. Ahora cuando baja la marea un surco de carbón dibuja formas preciosas en la arena. Yo suelo decir que fue una catástrofe ecológica, pero que fue también de las más bellas que conozco.

Citas mucho cosas como Dios, Ángeles, Santos, Cielo, oración . Recuerdo que eso lo hacía mucho Fernando Alfaro, de hecho Plan num #3# me recuerda algo a “Una oración en el desierto” de Surfín’ Bichos. ¿Eres seguidor de Alfaro o simplemente es irremediable hacer esas alusiones cuando escribes?
Me gusta Alfaro, especialmente como letrista. Pero intento jugar con mi propio imaginario al escribir canciones. Y las referencias religiosas me resultan poderosísimas a la hora de escribir. Muy evocadoras. A pesar de que soy ateo.


¿Qué queda a día de hoy del Xixón Sound?
Muy poco o nada. Por fortuna.

Deja una respuesta

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>