Ricardo Lezón (McEnroe) en el Escenario Santander

El pasado 14 de marzo se estrenaban en Santander los getxotarras McEnroe… mejor dicho, una parte de McEnroe. La banda tiene a sus miembros repartidos entre el País Vasco y Madrid y entre semana es imposible que se junten todos. Así pues, hay dos opciones de ver al grupo, la banda completa, o la versión reducida, en un formato más íntimo y de andar por casa. A Santander vinieron Ricardo Lezón (Guitarra y voz) y Edu (Batería). Entiendo que se quedará mucho por el camino pero con el cancionero que tienen estos chicos, esta propuesta tan desnuda, queda perfecta. Y es que la esencia de las canciones, la bruma melancólica que las envuelve, queda más a la vista si cabe. Aquí son importantes hasta los silencios.

Como quiera que la situación era especial, el Escenario Santander, requería una medida especial. Javi Palacios sacó otro truco de su chistera y convirtió el escenario principal, en una especie de nave nodriza para un escenario pequeño. Una pequeña tarima amueblada con un gran sillón y una vieja lámpara para los músicos y a lo largo, unas sesenta sillas repartidas para el público. Todo ello, engalanado con unas enredaderas luminosas. McEnroe como en el salón de casa, y nosotros sus invitados. En Cinema Paradiso o La noche americana había cine dentro del cine. Aquí, música dentro de la música. La gente tomó el sitio de los artistas y los artistas parecían tomar el rincón de sus casas o el local de ensayo. El lugar donde nacen las canciones, limpias e imperfectas. Hubo fallos, transitorias pérdidas de memoria, una correa caprichosa que se suelta cuando menos te lo esperas… todo eso que hace más creíble la música cuando no está tan arropada.

Hay que decir que no quedó ninguna silla vacía, lo que se puede considerar como un éxito, más si añadimos, que la gente no dejó irse al grupo hasta después de unos cuantos bises. Ellos encantados, atendiendo cualquier petición.
El concierto empezó con Ahora, de su cd “Mundo Marino”. Siguieron con Mundaka, de “Las Orillas” y repartieron la práctica totalidad de su actuación con canciones de estos dos trabajos y del que se encuentra entre ambos, “Tú nunca morirás”. Allí subidos en ese fondo, apartados del vacío del resto del edificio, escuchamos las historias más tristes, ideales para noches de frío y lluvia como esa. La voz de Ricardo tiene un magnetismo especial, es desoladora, amarga… escucharla ya es un SOS, como un lamento constante. Pero el corte del helado tiene dos sabores y en contra de lo que pudiera parecer, las canciones tienen mucha luz, aquí los infiernos cotidianos no están en el cuarto de calderas, hay paisajes más bonitos para cobijarlos. Hay hogueras, puertos, bosques, montañas, mares, etc… el aire se respira limpio. Parece que la naturaleza purga las penas. “Ya no temo a las mareas que vienen y van, ahora me tumbo en la arena a verlas pasar. Ya no temo a las mareas que vienen y van, ahora me tumbo en tus piernas a verlas bailar”. Así de sencillo y así de efectivo.

McEnroe

Ricardo encaja las palabras como el atleta realiza el talonamiento, el ritmo, las pausas, las subidas… hay que tener la coordinación suficiente para que la canción sangre gota a gota sin llegar a la hemorragia, para dar el gran salto… el gran salto interior. Entiendo que mucha gente se identifique con este grupo, ya sabemos, la vida no es un camino de rosas y muchas veces hay que rebozarse un poco en el fango para dar valor a las cosas. Los dos sabores del mismo corte que comentaba antes. ¿Por qué combatimos?, El Alce o La noche de San Juan son canciones demasiado buenas, verlas en ese formato, todo un placer. Tengo curiosidad por saber qué ganaríamos y qué perderíamos con la banda al completo. Espero que la siguiente vez que se pasen tengamos la otra versión para comparar. Después de más de hora y media el dúo daba por finalizada su primera actuación en Santander en sus diez años de trayectoria (es curioso que no hayan estado antes). Vendieron todo el merchandising y se fueron con la intención de no dejar pasar tanto tiempo hasta el siguiente. La gente contenta, el grupo contento, y el promotor contento… para un jueves de marzo, con un día de perros, no está nada mal. Ya estoy esperando la próxima.

Texto: Santiago V.M. (Stoner)
Fotos: Pablo Romo (Tambourine)

4 Respuestas para “Como en el salón de casa (McEnroe)”
  1. Mary dice:

    Al final ni 1 ni 3 ,2… McEnroe va a resultar un grupo ni ,ni
    Con lo fácil que es decir vienen en formato duo,
    vamos a acondicionar la sala para que sea acogedor y disfrutemos de un bonito acústico…
    Aun así ,me alegro que haya salido bien.
    Lo de “La noche americana es cine dentro de cine” me suena…
    Solo una cosa más ,Santi “Las canciones,saben ustedes,son mentira” hay algunos que se las creen…
    la frase es de Diego Manrique

  2. fresx dice:

    Y Yo contento que no es poco -……….. Muy buenas la Fotos

    Pd/ Y la Crónica también ……..

  3. Stoner dice:

    las fotos son geniales

  4. Robreto dice:

    muy bien SAnti!

  5.  
Deja una respuesta

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>