Sonorama 2008
Texto por Robreto, Mifune, Stoner y Siamese
Fotografías por Siamese (Patricia Susvilla)

“¡¡¡Un festival de verdad!!!, ¡¡¡Tú eres lo más importante del Sonorama!!!”. Frases de este tipo podíamos leer nada más llegar a Aranda de Duero. ¿Mentiras piadosas? ¿Verdades a medias? Eso os lo dejamos a vuestro juicio, pero cuánto menos suena como rarete, más visto lo que vamos a contar, esto no se puede negar. Este artículo puede sonar a rabieta pero no es ni mucho menos nuestra intención. Lo planteamos más como una crítica constructiva de cosas que no debieron haber ocurrido, con la intención de que no se vuelvan a repetir y hacer entre todos –público, prensa y organización- el mejor Sonorama posible. Este artículo que presentamos es la visión de la edición de este año escrita entre varios de los editores de esta web que acudimos al festival de Aranda de Duero como acreditados de prensa –redactor y fotógrafo- y como público general. Lo que hicieron los grupos lo podréis leer más tarde en otro post.

La edición número 11 del Sonorama tenía lugar los pasados 14, 15 y 16 de agosto en la localidad de Aranda de Duero. Este es un festival al que muchos tenemos un gran cariño, al que llevamos acompañando desde allá por el 2002 y del que guardamos muy buenos recuerdos. Quizá sea por eso mismo, porque recordamos aquellos conciertos en el campo de fútbol, nos acordamos de Mogwai, de Mercromina, Astrud , de Radio4, Yeah Yeah Yeahs o unos pipiolos Lori Meyers , de los viejetes haciendo de seguridad en la puerta… Nostalgias aparte, no podemos recordar la de 2008 como la mejor versión de todas las que hemos tenido el placer de vivir.

El cartel de este año se centraba en grandes tótems del indie patrio, con numerosas repeticiones del año anterior sin que hubiese nada nuevo que ofrecer. Un cartel decente a todas luces, pero que adolecía de nombres de relumbrón de dentro y de fuera de nuestras fronteras. Faltaba ese puntito extra que había tenido el Sonorama otras edciones anteriores. Gogol Bordello y Nada Surf son artistas de calidad, nadie lo duda, pero hay que reconocer que no son para tirar cohetes y en este sentido, el cartel echaba en falta un artistazo/grupazo internacional como había pasado los últimos años.

El resto del cartel aunaba actuaciones interesantes con otras que no despertaban apenas curiosidad. Por ello me planteé un festival con calma, con actuaciones separadas y planificadas. Tenía muchas ganas de ver a Tachenko, Nada Surf, Love of Lesbian, Triángulo de Amor Bizarro, Lori Meyers, pero vamos, nada nuevo bajo el sol.

Russian Red

Horarios ¿Quién los necesita?

Está claro que uno no puede evitar imprevistos como bajas de última hora o accidentes. Que se caigan Lagartija Nick es una putada con una semana de plazo, o que a Facto de la fe se les caiga un escenario encima es un imprevisto insustituible, pero de ahí a que la gente tenga que hacer de adivina va un trecho muy largo.

Cuando llegamos el viernes a ponernos la pulsera lo primero que nos dijeron fue: “Gogol Bordello se adelantan y cierran Nada Surf”. “¿Hay algún cambio más?” –pregunto yo-. “No”. Que bien para mi mucho mejor que no tengo intención de ver al primero. Hasta ahí todo bien, vimos a Tachenko – repito que más tarde hablaremos de lo musical- y de repente nos encontramos en el segundo escenario a Los hombrecillos verdes, algo que sorprendió a propios a extraños. ¿Cómo era esto posible? Me acerco a la zona mixta a ver si alguien de la organización me puede resolver el rompecabezas de horarios, esperando que tengan una hoja en la que me quede todo más claro. Nada más lejos de la realidad.

Alguien de la organización que decía que era de prensa me dice que no tiene ni idea y me remite a la caseta de las acreditaciones. Allá que me voy… cuando llego allí me dicen que no saben nada de cambios de hora, que salvo lo de Nada Surf, todo es igual que el papel. Llaman por teléfono y, efectivamente, reconocen el cambio de horas. Ni una hoja, ni un aviso al público. El hecho no sería tan grave si hubiese sido debido a un imprevisto de última hora, pero se debía a una lesión con casi una semana de antelación, tiempo más que suficiente como para haber preparado una tirada de fotocopias en word y cuatro carteles en lugares claves.

Lo más triste, es que al día siguiente más de lo mismo. El accidente sufrido por Facto de la Fe nos dejaba en la misma tesitura que la jornada anterior. Algunos nos lo olimos y a primera hora de la tarde nos dirigimos a preguntar cómo quedaba el tema. Misma respuesta que el día anterior: “No hay ningún cambio y los grupos van en el orden y a las horas que indica el flyer”. Me lo creo y allá que me voy a ver a Grupo de Expertos Sol y Nieve. Pues bien, cuando acaban veo sobre el escenario a Fumestones cuando esperaba ver a Love of Lesbian. Volver a empezar.
Publico
El resto de la noche me dediqué a hacer cábalas para calcular unos horarios que nada tuvieron que ver con los reales –fueron incluso por delante del horario- y dado que no quería ver a buena parte de los artistas de la noche, hizo que la segunda jornada viese muchos conciertos a medias y no me quedase otra que dedicarme más de lo debido a las bebidas espirituosas.

Pase de fotografo? Para qué?

La cosa empieza mal desde el mismo viernes. Me acerco a la caseta de acreditaciones e invitaciones y ante mi asombro, me dicen que no, que no tengo acreditación. Me pongo de mal humor, como es lógico, con la mochila a la espalda cargada con cámara y objetivos. Le comento a la chica de la caseta que he llevado el localizador y el DNI, que es lo que se me pedía en el email de confirmación, a lo que me contesta que sólo con eso no puedo hacer nada. La tía me sigue poniendo cara de que tengo que pagar, “teníamos muchos acreditados y a los fotógrafos no estamos dando pases”, pero de pronto se da cuenta de que tengo impreso el email que nos habían enviado con los horarios de las ruedas de prensa… “Ah – dice- si tienes ese email entonces es que sí que tienes acreditación, espera que te hago ahora sobre la marcha un pase”.

Sobre el escenario
A continuación intento entrar tanto en el foso como en la zona de prensa, y se me niega el paso. Me dicen que hable con un tal xxx que es el único que me puede dejar pasar. Casi media hora para encontrar al tipo, quien se me queda mirando atónito y me dice que él no tiene ni idea. En ese momento me encuentro con otro fotógrafo de otro medio, con el mismo problema que yo. Al cabo de un rato la organización se da cuenta de su propio error.

Sólo podíamos hacer fotos durante las 3 primeras canciones de cada concierto. Con los cambios de horarios y la falta de información/negación de tal cambio, hubo conciertos que empezaron antes de la hora establecida, por lo que cuando llegué al foso, ya se habían acabado las 3 famosas canciones y no dejaban pasar. En muchas ocasiones antes de que terminase el tiempo establecido para hacer fotos se me empujó literalmente hacia la salida. ¿Dónde quedó lo de usar la palabra?

Estereotypo ¿O debo llamarles entertainment?
Nuestros amigos de Estereotypo resultaron ser los ganadores del concurso de maquetas del festival. Una alegría totalmente merecida, no hay duda. Pues bien, el premio trae sorpresa: en los flyers con los horarios aparecen como Entertaiment, sus contricantes en la final. No es que les hubiesen añadido o quitado una letra. En fin…flaco favor para un grupo que está empezando que lo que necesitan es que la gente se quede con su nombre. Mucha gente les felicitó por su concierto pensando que eran otros.

Tolerancia cero al alcohol, da igual que sea del festival
El escenario Carson escenario acogía la última actuación del día y a los Djs que pinchaban al amanecer. Se situaba en el interior del edificio del recinto ferial en el que se celebraba el festival. Pues bien, formando parte del festival y siendo la única alternativa una vez acabados los conciertos, se impedía el paso sistemático a todo aquel que llevaba una copa, aunque fuese comprada en el festival. Para solucionarlo tuvo que venir la policia.

Luces y acondicionamiento del terreno
Camino entre sombras hacia la luz… la luz solo está en escenarios, barras y stands… el resto permanece en absoluta penumbra. No se a qué viene este lado oscuro y tenebroso del festival. Supongo que será que quieran que la gente vea los conciertos, coma, beba y compre mucho, de lo contrario no lo entiendo. Un festival a oscuras, no cabe duda que es una modalidad bastante novedosa pero a mi no me va. Era bastante complicado no perderse, no chocarse, no caerse, verse… además había momentos que incluso te mareabas de ir entre tinieblas, a veces creía estar en una de esas películas de zombies, iba desorientado, chocando, viendo lo que tenía delante justo antes de enfrentarlo. El caso es que alrededor del recinto había unas hermosas farolas pero las tenían de atrezzo. Por no hablar del camping, si por la noche tenía ganas de ir al baño, un pensamiento rondaba mi cabeza, tenía la certeza que si entraba en uno de ellos, al apoyarme me llenaría de Nocilla.

En cuanto al terreno del escenario principal, pues había dos opciones, cada cual más chunga. La primera opción era intentar no hundirte en la primera mitad del terreno. La organización improvisó una mini playa que sinceramente, era incómoda de cojones. La otra alternativa, aguantar de la mejor manera posible un pedregal de primera categoría. Esas eran las posibilidades, cantos o arena… el escenario menos adecuado para un festival. Es que parece que lo ha diseñado el enemigo. Todavía el pequeño está asfaltado, pero lo del grande clama al cielo. Tendrán que hacer algo, asfaltar, alisar, limpiar… lo que sea pero el año que viene no puede estar eso así. Hay tiempo de sobra, veremos si hay ganas.

Zona de acampada
En la zona de acampada siguen faltando duchas, fuentes, WCs adecuados y algún que otro servicio adicional (bebida y comida por ejemplo) pero en líneas generales el camping es de 7,5: sombrita todo el día, buen suelo…

Cosas buenas
No todo va a ser palos al festival, también hay cosas buenas. El festival tiene todo un ambientazo y nadie puede quitar la razón a la organización en que uno de los mayores alicientes del Sonorama es el fantástico buen rollo que se respira. Las actuaciones en el pueblo y el almuerzo en las bodegas dan ese puntito de más que le suele faltar a casi todos los festivales. Estas dos actividades facilitan que se viva un verdadero ambiente de festival en Aranda de Duero, con todos los arandinos haciendo de anfitriones de tan extraños visitantes. Un verdadero placer, y si es conciertos como los de este año, mucho mejor.

Por otra parte, también hay que señalar que el Sonorama sigue creciendo. El jueves ha dejado de ser una mera “fiesta de bienvenida” porgramando una gran selección de conciertos de calidad. Los conciertos mañaneros también han aumentado en calidad y cantidad.

Repetimos: Ir al Sonorama siempre es un placer, pero visto lo visto, el 2008 podría haber sido mucho mucho mucho mejor. Por favor tomen nota.

Si ahora quieres ver lo que se coció encima de los escenarios…

3 Respuestas para “Sonorama Ribera 2008. Un mejor Sonorama si es posible.”
  1. sonoramico dice:

    Y dices que llevas yendo desde 2002¿?… el año pasado fue mismo recinto y misma zona de acampada, no sé porque te sorprendes. Y no te quejes tanto que has tenido priva gratis toda la noche y sólo has tenido que hacer 4 fotos.

  2. Stoner dice:

    respondo yo por Robreto. Como él ha bebido gratis nos tenemos que joder el resto?.

    El año pasado fue el mismo recinto y camping… ¿eso quiere decir que lo damos por bueno?

  3. Robreto dice:

    Este año no me he tomado ni una cerveza del backstage. Para mamarme me quedo en casa. Las quejas no son ni por el recinto ni por la zona de acampada, van más por la forma de hacer las cosas.

    El festi molaba más cuando era más casero.

  4.  
Deja una respuesta

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>