Texto: Elías Miera (El Sincio)

Foto: Gregory Nolan

Lo primero pedir disculpas por el retraso en la redacción y publicación de esta crónica. Los motivos o excusas, depende de cómo se quiera interpretar, han sido un ajetreado periodo laboral repleto de viajes y un difunto ordenador portátil. De cualquier forma nunca es tarde si la dicha es buena, y como no podía ser de otra forma, la dicha fue prodigiosa.

Se trataba de la séptima edición consecutiva del altamente disfrutable Electric Picnic a la que acudía. Esta fue además una edición de record, con 53.000 asistentes por día. Parece que se ha convertido aquello en un mini-Glastonbury. Si bien el recinto es tan sumamente grande que en ningún momento se sintió sensación de aglomeración o agobio de ningún tipo. En cuanto al perfil medio de asistente se nota que la horquilla de edad se va extendiendo más y más con la masificación del evento. Se ve más gente joven, pero es que en realidad te puedes encontrar con cualquier cosa por allí. He leído en un periódico que el asistente más viejo fue un señor de 94 años, ¡ojo al dato!

Como siempre, perdón por adelantado por la calidad de las fotos y videos que adjunto en esta revisión, pero me gustaría poder transmitir lo vivido con un pequeño punto de realismo.

VIERNES 4 SEPTIEMBRE

Ham Sandwich

Comienzo templadito a la maratón musical. Repleto de clichés excesivamente manidos, bastante planitos y con escaso o nulo punch. Se salva alguna canción como “Ants” y sus momentos con sección de viento, pero poca cosa más. Sigo sin entender las pasiones que levantan por Irlanda.


Foto: Brendan Ryan

Ride

Nunca el pop fue tan estruendoso. Una de las ventajas de este festival es poder disfrutar de conciertos a muy poca distancia y bajo techo. A falta de 10 minutos de inicio del concierto no seríamos más de 40 personas las que esperábamos allí la descarga eléctrica de shoegaze. Todo un lujo cuando se trata de bandas como Ride, que se marcaron un conciertazo tremendo, sin duda uno de los mejores de esta edición del festival en mi modesta opinión. Que gozada ver tan de cerca a Andy Bell y como se maneja este hombre con la guitarra. Consigue atraparte con esas capas y capas que va tejiendo en cada canción, con unas progresiones colosales. Verdaderamente arrebatadora la experiencia vivida en aquella carpa. El haber disfrutado desde la cercanía a la banda bajo techo y la sensación de involucración absoluta en el espectáculo, hace que en este momento se me quede la sensación que en el pasado Mayo en Barcelona vi a Ride por la televisión pero esta vez lo hice en directo.


Foto: Jamie Tanner

My Morning Jacket

Tenía ganas de ver a los de Kentucky. A pesar de que nunca he sido ferviente admirador de la banda, tienen cosas que me gustan mucho (su Anytime no falla nunca en despertar mi guitarra de aire) y sentía curiosidad por ver como funcionaría en directo su reciente The Waterfall. Un disco con una producción muy cuidada y con varios temas con guitarras muy potentes. Estuvieron bien sin más, me pareció un concierto poco memorable y demasiado predecibles en varios momentos. Quizás sea un poco injusto con la banda pero es que me esperaba algo más que los típicos punteos “aprende a tocar la guitarra” que entran y acaban ajustándose demasiado a los cánones. Pero repito que muy correctos y estoy seguro de que cualquier amante de este género de rock tan americano lo hubiese disfrutado altamente, estoy pensando en alguien en especial que lo hubiese gozado mucho…. Me quedo con el cierre con su clásico One Big Holiday mostrando a la banda en su versión más pura.


Foto: Leanne Aherne

Belle & Sebastian

Los escoceses siempre fueron una de mis bandas de cabecera y los he visto ya varias veces en directo. Otros que repetían de Barcelona en el mismo año. Por lo que vimos en EP, da la sensación de que la banda está ya de vuelta de todo, prolongadísimas paradas entre canción y canción que cortaban la atmósfera, largos diálogos de Stuart Murdoch con el público invitado al escenario, canciones que se interrumpían porque el público invitado no atinaba, temas excesivamente lentos que no encajaban con el ambiente imperante y demasiados elementos más propios de la pachanga. Vamos que aquello podía tener un pase en un teatro por la tarde para echarte unas risas pero en medio del fragor del festival, aparte de uno o dos clasicazos, el concierto nos pareció pelín indigesto.


Foto: Gregory Nolan

Underworld

Primer concierto que vi en el escenario grande a cielo descubierto. Solo los goce de pasada pero tenían montado un fiestón tremendo. Ya me gustaron en Barcelona donde interpretaron su impepinable dubnobasswithmyheadman. En el EP no se ciñeron solo a ese álbum, sino que además repasaron cosas de varias épocas. Tuve la suerte de pasar por allí mientras sonaba el altamente seminal mm Skyscraper I Love You, con láseres proyectándose en el cielo de la noche. Íbamos en misión de aprovisionamiento pero aquellos 15 minutos me parecieron altamente disfrutables. Me parece un temazo histórico esa canción en especial.


Foto: Jamie Tanner

Ho99o9

El curator de Body n Soul, pequeño festival dentro del festival, con sus coquetos escenarios y zona separada, siempre programa cosas curiosísimas. Tenía ganas de ver como se manejarían estos raperos americanos en directo. Los trozos de concierto que he visto por Youtube daban autentico miedo, y no digo esto en sentido metafórico. No soy gran amante del hip-hop pero sus temas más punk trasmiten una energía y una rabia increíble. En directo la liaron parda, mezclando esos momentos de hip-hop con el punk más visceral con una pose de auténticos delincuentes. En un momento del concierto el cantante además se abalanzo con un salto tremendo encima de los que estábamos allí, casi se le cae encima a la persona con la que estaba. Divertido bofetón en la cara, una pena no poder entender todo lo que dicen, pero se capta el mensaje. Aunque tal y como iban como para entenderlos…

Vadou Game

Sin moverme de escenario, tenía curiosidad por ver a este tipo de Togo, que define su música como rock de raíces africano con fondo vudú (¿?). Una especie de James Brown a lo africano y en francés. Imposible no disfrutar de afro-funk en directo, con saxo y trompeta y si es además con esta elegancia que rezuma el chaval pues mejor que mejor. Se agradece también el eclecticismo de estilos musicales e idiomas.

Después de medio concierto del de Togo desafortunadamente me desviaron hacia un escenario perdido con una banda local absolutamente prescindible y por tanto no pude cerrar la terna Body n Soul con el altamente delicioso LA Priest. Su reciente disco me parece excelente, este ingles suena como Prince! Me quito el sombrero con el curator de Body n Soul. Nunca dejara de sorprenderme.

Por los habituales problemas de agenda se quedaron en el tintero la noche del viernes Grace Jones, Dawes y Buffalo Sunn. Según lo que me comentaron y pude leer, el concierto de Grace Jones en el escenario grande debió de ser muy bueno. Y por las fotos que vi de ella, el vestuario y la puesta en escena impactante.


Foto: Gregory Nolan

Deja una respuesta

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>