“Este disco me ha liberado de ataduras estilísticas” John Tirado

Nacido en Nueva York y afincado en Palma de Mallorca, John Tirado, lider del grupo de rock “The Nash” hace un punto y aparte en su carrera y se lanza en solitario con la furia de un song-writer desbocado. Su disco “Slow-Motion Party” abarca palos tan diferentes como el jazz, el pop, o el folk americano.
Siempre me ha llamado la atención la poca repercusión que ha tenido su banda, teniendo discos realmente buenos… Escuchándole a él en solitario no puedo más que reafirmarme en ese pensamiento. “Este músico hace cosas muy interesantes como para no se más conocido”. Espero que la suerte cambie y su obra vaya llegando a la gente, aunque sea poco a poco.

¿Ha costado mucho sacar este primer disco en solitario?
La filosofía que teníamos The Nash era que si yo llevaba al local una canción y no conseguíamos hacerla funcionar en una o dos horas de ensayo, esta se caía y pasábamos a la siguiente. Así que después, al volver a mirar todo con lo que no habíamos hecho nada, me di cuenta de que con ese material probablemente podría sacar un disco triple de canciones mías en solitario, jejejeje. Y esa fue la chispa para la idea de hacer mi disco en solitario. Así que en realidad la cosa comenzó hace dos años. Yo estaba dándole vueltas a la idea, y seguía dando conciertos con The Nash, pero también empecé a escribir más canciones que no estaban dirigidas a lo que estaba siendo el repertorio del grupo, que se movían hacia una nueva dirección.
Así que empecé una nueva forma de pensar. Sentí que podía hacer cualquier tipo de canción que me propusiera, y no limitarme a pensar en hacer canciones para un grupo que ya tenía un sonido propio. Para ser sincero, la mayoría de las canciones del disco las compuse en los últimos meses de grabación. Sin pensar en un grupo, en ensayar ni en nada de eso… solo en ir al estudio con las demos e invitar a gente que conocía a venir y dejar temas que yo podía producir en el momento y a mi gusto.
Al principio también estuve sacando algunos singles con mi amigo y batería de The Nash, Luís Segura –que ahora toca con el grupo L.A.- cuando empezamos Dreamville Records. Solo unas pocas maquetas caseras para consumo público. Una vez nos tiramos horas hablando de cómo nos gustaban los descartes lo-fi de muchas bandas, así que nuestra idea entonces fue preservar esa calidad casera de las grabaciones inmediatas, con todos esos ruiditos y esos errores naturales que surgen cuando grabas en un equipo casero.
Creo que has estado tentado de tirar la toalla y abandonarlo todo… pero un artista es artista hasta que se muera ¿no?
Nunca pensé en arrojar la toalla de mi carrera musical; estaba buscando un cambio de aires, necesitaba inspirarme con un entorno diferente, y como cada vez salía menos a tocar fuera de Mallorca estaba empezando a aburrirme un poco. Un amigo que trabaja como chef privado para un actor famoso me ofreció que fuera a verle a Los Ángeles y entonces quizá pudiera trabajar con Sony Pictures. Pero, cosas del destino, el plan se vino abajo, y de todas formas en ese momento ya tenía un buen montón de nuevas canciones. En realidad no paré de escribir… así que sí, cuando muera me enterrarán con mi guitarra.
¿Son malos tiempos para la música?
Puede parecer que así es como están las cosas, pero los músicos y la gente de las compañías y de la industria discográfica siempre están hablando de lo mal que está todo. El momento siempre será malo hasta que un grupo pegue el pelotazo y venda un montón de discos; entonces todo el mundo empezará a revolotear alrededor, hablará de eso durante unos meses, y después de eso volverán a… “es que la vida está fatal”, jajajaja. Pienso que en realidad esto no son más que trastornos por el crecimiento de la industria, que trata de inventarse algo nuevo para mantenerse a la cabeza del mercado y así seguir haciendo dinero para mantener el nivel de vida que tuvieron antes de todo esto. Pero sí, se nota que hay importantes recortes en aspectos diferentes de la composición, la promoción, la música en vivo, etc. Parece que ahora la mayoría de los artistas tienen que ganarse el sueldo dando conciertos… y muchos de ellos siguen en movimiento.

Este disco quiere decir que se han separado definitivamente The Nash…
Yo diría que no. Sigo en contacto con Ángel, Luis y Brett, y hemos hablado de hacer algunos conciertos más, aunque cada uno hemos volcado nuestras fuerzas en nuestros proyectos individuales. Nunca hemos dicho: “vamos a hacerlo tal día”. Nos hemos dado cuenta de que cuando tocamos juntos sucede algo especial. La música de The Nash es poderosa y real; nunca hemos ensayado demasiado, puede que una o dos veces antes de cada concierto. Y nunca hemos dado un mal concierto, así que nadie ve la necesidad de terminar con algo que realmente funciona. Solo que por ahora cada uno tenemos alguna cosa que hacer. Siento que cuando llegue el momento adecuado podremos volver con esto. O si alguien de verdad quiere que vayamos y toquemos… entonces, adelante, jejeje. Hicimos algunas cosas realmente grandes con el grupo, y tocamos en distintos países ante un público verdaderamente excepcional, abriendo para grupos como Buzzcocks, The Soundtrack of Our Lives, Superchunk, Joe Cocker, Lemonheads, etc etc. Incluso Trè Cool (el batería de Green Day) se juntó para improvisar con nosotros en un concierto en Deià. Esto es The Nash… Nunca sabes qué vendrá después.
A pesar de ser un disco en solitario, no estás solo. El disco no es lo que se podría decir un acústico en absoluto. Hay muchos instrumentos aparte de tu voz y guitarra. Los arreglos son cojonudos. Háblanos de tus colaboradores.
Como dije antes, mi idea era conseguir un sonido austero, muy acústico, pero a medida que fui grabando las primeras maquetas me di cuenta de que escuchaba más instrumentos, y les fui añadiendo. Escribí todas las canciones en casa con mi guitarra acústica, en mi pequeño estudio llamado Play-rec Productions (que también es mi alias como productor, jejeje). Primero tuve que enseñar las demos a Lucinda. Ellos pensaban que iba a ser un disco muy de cantautor acústico, pero les sorprendí. Una vez que tuve el visto bueno para hacer el disco empecé a subir el volumen y tuve ideas para los instrumentos. Me sentí feliz y excitado con el nivel de confianza que la discográfica tenía en que yo grabara el disco y se lo entregara…
Entonces fui donde todos mis amigos y les hice saber que iba a grabar este disco y quería que cada uno de ellos se viera implicado de alguna forma. Ya sabes,
“-ahora necesito a alguien que toque el violoncelo… mmm ¿conoces a alguien?
-sí, Chus Coll
-Bien, pues adelante. Mmm, pero me gustaría meter saxo en estas dos canciones… ¿conoces a alguien?
-Sí, Norbert Fimpel (Joe Cocker)-Bien, bien! También quiero a Jaime Soriano de Sexy Sadie. Dale un toque.
-Venga, va”
Tengo a Dani Roth, un gran teclista y pianista, que también es de Nueva York. Lo suyo es el blues y el jazz viejo. Muy bueno. Y cuando estaba grabando en el estudio Caja del Ruido con Damian y Carlos Tejedor ellos también tocaron el bajo y las guitarras.
Sin ensayos. Sólo llegar, escuchar la canción, tocar algo y arreglarlo. Con el nivel que tienen estos músicos las buenas cosas iban surgiendo al vuelo. Era muy divertido ver cómo las canciones iban creciendo, ser capaz de hacer sugerencias a los músicos, y ver que las cosas iban sucediendo justo ahí, en ese preciso instante.
Realmente me sentía como si estuviera captando el verdadero espíritu de cómo surge la música, era muy sugerente. Algunas noches no podía dormir después de una sesión al pensar en lo que iba a pasar después. Estaba bien. Espero que la gente se de cuenta de esto en el disco.
¿Cómo te has planteado presentar en directo el disco? ¿Sólo o acompañado de algún músico?
Sobre esto cuento con diferentes opciones. O bien hacerlo como una banda de cinco músicos (batería, dos guitarras, bajo y teclados) o solo yo acompañado de otro guitarrista. O yo solo. También he dado algunos conciertos acompañado solo por un pianista y la cosa funcionó bastante bien…
Siento como si el núcleo central de las canciones fuera tan fuerte que podría tocarlas con cualquier formación y seguiría captando cosas nuevas con el show en directo. En realidad esa es la estrategia, y no tanto salir a escena y sonar exactamente igual que en el disco.
Una de las cosas que me gustan mucho del disco es la variedad de estilos que hay dentro de él. Jazz, Powerpop, Americana… Supongo que es un abanico amplio que con The Nash no podías llevar a cabo.
Sí, este disco realmente me ha liberado de ataduras estilísticas, he podido hacer lo que he querido, y será la gente la que decida lo que les ha gustado. Con The Nash tenemos que sonar como The Nash, y darle caña; eso es lo que nos sale bien. Pero ahora puedo dirigirme hacia distintos niveles.
Creo que te va a publicar el disco Subterfuge. ¿Esperas una buena promoción por parte de ellos?
El disco lo sacarán conjuntamente Lucinda y Subterfuge. Pienso que lo harán lo mejor que puedan. Pero pienso que si hay una marea de gente a la que le gusta el disco y las ventas lo demuestran, estoy seguro de que se animarán. Ya se verá.
Si este disco no se llega a conocer (aunque mínimamente) voy a tener la sensación de que tengo un pequeño tesoro oculto, pero no lo entenderé. ¿Qué esperanzas tienes de que no quede como algo para unos pocos privilegiados?
Es una posibilidad, pero pienso que lo que puede ir mejor para mi y para el disco es salir ahí y tocar delante de la gente. Con el disco en el mercado y en las tiendas, eso ayudará a abrir puertas. Entonces todo dependerá de que los promotores y las radios locales, los periódicos, las revistas y demás medios se hagan eco y trabajen esa información. Mis esperanzas están en tocar mucho en FNACS además de hacer bolos en garitos. Hacer que la gente se interese, y que la radio me apoye cuando esté por ahí.

Ahora parece que se ha puesto de moda las cantautoras folkies tipo Russian Red o Annie B. Sweet… ¿esperas que dure y se extienda al sector masculino?
Sí, parece que esa va a ser la siguiente moda aquí en España. Habrá que ver si soy capaz de salir adelante como la contrapartida masculina de todas ellas. Estaría bien; me gusta todo lo de esas cantantes, suenan muy bien. Supongo que te habrás dado cuenta de que muchas de ellas además cantan en inglés, jejeje. Así que no las veo demasiado lejos de lo que yo estoy haciendo ahora. Pienso que es algo bueno, ojalá que les vaya bien. Me gustaría hacer un dueto por ejemplo con Anni B. o alguna de las otras. Estaría bien probar, y tengo en mente escribir una canción específicamente para eso. Sería un nuevo reto.
¿Cómo un americano como tú acaba viviendo en Mallorca?
Para intentar resumir una historia tan larga… vine con un grupo con el que tocaba en Nueva York con Sami Yaffa, nos llamábamos Lewd Vagrant. Vivíamos juntos en la isla intentando escribir juntos un disco pero la cosa no funcionó. De todas formas decidimos quedarnos a ver si aprendíamos español y conocíamos gente nueva. Y terminé ganando un contrato discográfico en un concurso de maquetas, y así saqué el primer disco de The Nash, y me encontré a mí mismo girando para dar conciertos por toda España.
Así que básicamente caí en una carrera musical, sigo en ella. Cuando estaba tocando con gente de Mallorca decidí que sería más fácil para mí estar aquí cerca de ellos, así que seguimos con diferentes formaciones hasta hacer cuatro LPs y singles, y tocando durante trece años sin parar.
¿Es más difícil ser conocido por el hecho de estar en la Isla que si vivieras en Granada, Valencia o Toledo por ejemplo?
Puede que sí, pero nunca he vivido en ningún otro sitio de España. Pienso que la parte más dura de ser un músico en Mallorca es salir de la isla para dar conciertos en la península o por el resto de Europa. Es una cuestión de dinero. Los vuelos, el alojamiento, la contratación de conciertos…
Por otro lado todos los días hay vuelos entre la isla y el resto del continente, así que no está todo tan aislado.
Es solo una perspectiva diferente. Hay bastantes buenos grupos que han sacado adelante su música desde esta isla, puede que más que en la península. Sexy Sadie, Sunflowers, Frankenbooties… Lo bueno de la isla es que encuentro más músicos que tienen tiempo para hacer música. Cuando vives en una gran ciudad pierdes la mayor parte de tu tiempo trabajando para pagar el alquiler, jejeje.
A decir verdad es un asunto de cómo mueves tu música, o de quién la mueve. En mi caso yo vivo en Mallorca, pero el sello que maneja mi música está en Madrid… La ventaja de vivir en estos sitios es que si tienes una furgoneta, puedes mover a tu grupo a cualquier sitio donde tengas que ir a tocar.
No estoy seguro de si el sitio dónde vives está relacionado con que escribas música buena e interesante…
¿Cuáles son tus influencias?
Esta pregunta siempre es dura para mí. He tenido tantas a lo largo de los años… hay algunas que ni puedo recordarlas. Pienso que lo más importantes es cómo lo haces para ser creativo en tu reinterpretación de lo que absorbes como oyente. Sería una tontería que yo intentara hacer una lista de lo que escucho y decir que me influye. Cuando me pongo a escribir canciones lo primero que hago es dejar que lo que siento salga de mi boca, de mis manos y de mi mente, y después lo escucho y digo “mmm, esa parte suena un poco como ese grupo, y ese estribillo como aquello de tal época”. Y luego toco la canción para alguien y me dice algo totalmente diferente, jejejejeje.
Diría que lo correcto sería hablar de cosas que me inspiran, y eso implica a amigos, guitarras, amplis, estudios, conciertos, historias que escucho a otras personas, mentiras, amores, triunfos y pérdidas.
¿Grupos nacionales que te gusten?
No tengo una respuesta correcta para esta pregunta. Los nombres se van de mi cabeza. Prefiero no responder.

Traducida por Carlos Caneda (Mifune)

3 Respuestas para “Entrevista con John Tirado”
  1.  
Deja una respuesta

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>