En los últimos tiempos, el mundo del cine ha sufrido cambios drásticos prácticamente en todas sus facetas, y la exhibición de las películas también se ha visto afectada. Para hacernos una idea, volvamos la vista diez años atrás: en abril de 1999, en el casco urbano de Santander funcionaban un buen puñado de salas comerciales de gestión privada (las cuatro salas del Coliseum, las cinco de los Bahía, el Capitol y Los Ángeles). A día de hoy ninguna de ellas permanece abierta como tal, y la mayoría de los cines están en grandes centros comerciales en el extrarradio. Sin embargo, hay gente que trata de resistirse a esa inercia, y lucha para que disfrutar de buen cine pueda continuar siendo un placer cotidiano. En diciembre del año 2004 se iluminó por primera vez la pantalla de los Cines Groucho, y desde entonces no ha dejado de proporcionar grandes satisfacciones a los fanáticos del séptimo arte. Hablamos con José Pinar, responsable de que todo esto sea posible.

Define brevemente vuestra propuesta: cuáles son vuestros objetivos, qué tratáis de ofrecer.
Nuestro objetivo es salir adelante como negocio privado ofreciendo buen cine de estreno a los ciudadanos.

-¿Cuál es vuestra receta para sobrevivir en tiempos de crisis con modelo de negocio que muchos ven a priori como poco viable? No programáis la película más taquillera de la semana, no vendéis palomitas ni refrescos…
Pese a ambos hechos, el cine que nosotros exhibimos también tiene sus adeptos. Y además, son estos muy fieles y constantes a la hora de ir al cine. Por tanto, nuestra clientela es mayoritariamente repetidora y por ello, seguimos presentes en la ciudad. Es cierto que las salas son un negocio escasamente rentable pero espero que los espectadores e incluso otros ingresos, crezcan con el tiempo.

-Un tema recurrente en los últimos tiempos es el de la crisis de los exhibidores cinematográficos. ¿Hasta qué punto os sentís afectados por esta situación? ¿Cómo veis el futuro?
La crisis de los exhibidores es debida en parte, a una sobresaturación de pantallas. En España hay actualmente 4200 pantallas, cuando hace 15 años había la mitad, no habiéndose crecido lo mismo en espectadores. Por tanto, a repartir entre más; por ello entiendo que sobra alguna pantalla que otra, pero no precisamente del tipo de los Groucho que, son bien escasas en España, sino del tipo repetitivo del centro comercial. Esta situación se producirá en otras provincias, dado que en Cantabria cerraron recientemente las salas de cine de Valle real, con lo que ya se cumplió aquí el axioma. En cuanto al futuro, es totalmente incierto; habrá que esperar a la digitalización completa del sector para así ver en que situación queda. Se supone que este proceso llevará algún año. Ya veremos.

-¿Cuáles han sido vuestros mayores éxitos de taquilla?
En una ciudad como Santander, que una película esté mes y medio en cartelera es ya un gran éxito. En nuestras salas ha habido varias en estos cuatro años. Desde “¿Por qué las mujeres siempre queremos más?” pasando por “la clase” hasta “María Antonieta” son tres de estos ejemplos.

-Y, desde tu experiencia subjetiva, ¿de qué películas te sientes más orgulloso de haber proyectado?
Ninguna en concreto. Es toda una programación de más de 200 películas desde la inauguración hasta nuestros días, de grandes nombres de directores del mundo y, cientos de premios en festivales lo que enorgullece más. Y seleccionar una entre la cantidad de buenas películas que hemos dado en los Groucho es anecdótico. Una especial reciente fue Vals con Bashir, que además tuvo muy poco público.

-“En los Groucho sólo se pueden ver películas raras”. Esa frase puede escucharse con cierta frecuencia. ¿Qué le dirías a alguien que piense así?
En ocasiones intentaría que probase a ver alguna película de las que damos de estreno y, supongo que por sí mismo se daría cuenta del error de catalogar como raro el cine que se hace en el mundo fuera de Hollywood y de las Mayors. Pero si la cerrazón fuese grande, procuraría que habláramos de otra cosa ya que de cine poco podríamos compartir.

-Otro debate habitual –pienso que sobre todo en los medios de comunicación- es el de la atención que se presta al cine español. ¿Qué opinas sobre las cuotas de exhibición? ¿Las ves justificadas, excesivas o insuficientes? ¿Qué tal ves de salud a la industria nacional?
La cuota de pantalla para nosotros no es un problema. Todo lo contrario, los Groucho centran su exhibición en lo que las salas comerciales consideran una imposición. Nosotros estamos contentos ofreciendo ese cine europeo y de otros ámbitos no hollywoodienses a los ciudadanos. Además, pertenecemos a la red Europa Cinemas que apoya la exhibición de cine europeo de estreno en salas. Si no existiese esta cuota de pantalla, la obligación de que cada tres títulos estrenados, el siguiente deba ser europeo, el cine en todos estos países desaparecería como producto cultural. Por tanto debe haber una formula, la cuota es una de ellas, para proteger en cierta manera la producción y exhibición posterior del cine europeo.
En cuanto al cine español, yo siempre lo he defendido. En los Groucho hemos organizado dos ciclos de cine español en estos cuatro años, al margen de dar de estreno cuatro o cinco títulos todos los años.. El público a veces no responde para ver cine español pero bajo mi punto de vista, en España se hace muy buen cine. Cada año hay diez o doce títulos estupendos. Otra cosa es que no sean muy comerciales.

-Comentanos alguna gran satisfacción que os haya reportado vuestro trabajo.
El poner en marcha un negocio como los Groucho y ofrecer durante más de cuatro años una propuesta diaria como los Groucho es de por sí una gran satisfacción. Además, la organización de algún evento o ciclo también ha sido motivo de satisfacción. Me gustaría dedicar más tiempo a la organización de alguna actividad cultural pero el día a día no me lo suele permitir, el negocio no es tan boyante como para eso.

-¿Has sufrido alguna gran frustración?
Pequeñas actitudes provincianas son las que más contrariedad me han ocasionado. Desde el poco o nulo interés del Ayuntamiento de la capital y los políticos gobernantes en el municipio por estas salas, frente al apoyo a iniciativas (Cine los Ángeles) que elogiaríamos llamándolas pobres desde el punto de vista cinematográfico. De otra parte, el escasísimo interés del Gobierno Autónomo en poner en marcha una Filmoteca con unos contenidos serios de Filmoteca. Ambas actitudes me han ocasionado serios trastornos por su intromisión en el circuito comercial de estreno. Pero lo más triste es que después de varios años denunciando ambos hechos, no rectifiquen, ni sean capaces de poner en marcha algo digno en el ámbito cinematográfico.

-La verdad es que ahora mismo no se me ocurre ninguna propuesta de exhibición de cine como la vuestra que funcione en la actualidad en nuestra región. ¿Os sentís alejados del resto de empresarios del sector? ¿De qué forma acoge vuestro trabajo el público de Santander (y por extensión, del resto de Cantabria)?
En toda Cantabria existen solamente tres exhibidores de estreno. Cinesa en el centro comercial Bahía de Santander, UCC en el centro comercial Peñacastillo y los Groucho en el centro de la ciudad. Por supuesto que estamos alejados en muchos aspectos de ambos. En el resto de España la situación resultaría, salvo contadas excepciones, similar. Prevalecen los exhibidores comerciales que aglutinan decenas de pantallas y escasean los pequeños cines. Personalmente conozco contadísimos cines como las salas Groucho en España, frente a otros países de Europa donde la propuesta de pequeños cines urbanos esta más extendida.
En lo referente al público, nuestros clientes son los más entusiastas defensores de nuestra propuesta. Es a ellos a quienes más gusta nuestra ubicación, nuestra programación, nuestro tamaño de salas, en definitiva, nuestra propuesta de negocio. Los habituales de los Groucho son los que defienden más las salas. Y esto es lo mejor que le puede pasar a una iniciativa, que los espectadores la defiendan con devoción.

-El tema de la candidatura de Santander a la capitalidad europea de la cultura para el año 2016 está en boca de todos. Desde vuestro papel de agentes culturales, ¿qué opinión tienes de todo lo que está sucediendo?
Sin conocer a fondo otros ámbitos del mundo de la cultura y, reconociendo lo beneficioso que pudiera resultar esta capitalidad, en el ámbito cinematográfico parece una broma de mal gusto que desde el Ayuntamiento se saque pecho y se airee la propuesta municipal de cine que supone el cine Los Ángeles cuando, a mi modo de ver resulta una auténtico esperpento desde su puesta en marcha. En el ámbito cinematográfico, la labor del Ayuntamiento de la ciudad es de vergüenza ajena en los últimos años, desde la judicialización del cierre de Bonifaz cuando fue el ayuntamiento quien permitió su apertura años atrás, hasta la puesta en marcha y el contenido de la sala municipal cine Los Ángeles, que priva a las arcas de la administración local unos 50 millones de las antiguas pesetas al año para mantener la sala con un nivel cultural paupérrimo.

-Son conocidas vuestras críticas hacia la programación y el modelo de gestión de la Filmoteca de Bonifaz y del cine Los Ángeles (en la web de los cines Groucho se puede encontrar un dossier con los artículos de opinión que José Pinar ha publicado en la prensa). ¿Qué nos puedes contar sobre este tema? ¿Cómo piensas que va a terminar todo este asunto?
Creo que he dicho por activa y por pasiva lo que opino de ambas instituciones. Llevan años ocupando un sector que no les corresponde, ahogando a los Cines Groucho y haciendo dejación de funciones en su cometido, además de dilapidando ingentes cantidades de dinero público para su subsistencia. No me reiteraré en las críticas. Debería haber una sola propuesta institucional en la ciudad y que fuese de contenidos culturales. Lo natural es que esta única propuesta fuese la Filmoteca en Bonifaz y desarrollase contenidos de Filmoteca.

-¿Puedes comentarnos algún proyecto que tengas en mente?
Lo último que hicimos desde los Groucho ha sido poner en marcha nuestra web que desde hace unos meses se encuentra disponible en la red www.cinesgroucho.com . Este soporte lo utilizamos también para avanzar información de algún evento / ciclo que vayamos a realizar en los Groucho. Este es el caso de nuestra próxima iniciativa, un ciclo sobre el cine europeo más reciente que celebraremos entre el 8 y el 14 de mayo próximos en las salas con el patrocinio y la colaboración de la Dirección General de Asuntos Europeos del Gobierno de Cantabria. Por último, será en el mes de agosto cuando intentemos realizar la quinta edición del ciclo gastronómico “El sabor del cine”.

Texto: Carlos Caneda Fernández

3 Respuestas para “Entrevista a José Pinar (Cines Groucho)”
  1. Stoner dice:

    este hombre el Luque (SR Chinarro)

  2. jorge dice:

    Me parece muy buen cine animo a que visiteis el cine

  3. Agustin dice:

    Estamos contigo Jose. Eres la unica sala de cine de estreno en una ciudad de casi 200.000 habitantes

  4.  
Deja una respuesta

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>