Ennio Morricone

— Texto por Al-Hamrá —

Encuentro pocas palabras explicar para lo que se vió y escuchó el viernes pasado, grandioso, maravilloso, espectacular…

Ennio Morricone con sus 78 años cumplidos ese mismo día (la orquesta tocó el happy birthday en su honor), nos hizo sentir a los que allí estábamos, como un niño el día de reyes.
Ennio, muy activo y enérgico durante todo el recital, dió un repaso a los temas mas famosos de su exitosa carrera, dedicada fundamentalmente a poner a disposicion del cine su gran talento como compositor.

Durante mas de dos horas, dirigió con maestría a la orquesta Roma sinfonietta, al coro Intermezzo y a la soprano Susanna Rigacci, que rayaron todos a un nivel extraordinario. Fue impresionante escuchar cerca de 100 instrumentos y mas de 100 voces, sonando todos juntos en una perfecta armonia, interpretando la obra de ese fenomenal compositor que es Morricone.
Comenzó el recital con “los intocables” y “érase una vez en américa”, creando una primera parte del concierto, quizá menos atractiva para los que esperaban con ansia escuchar las más conocidas obras de Morricone, las piezas de los spaghetti-western y la Misión. Una primera parte, en cambio llena de ternura y sensibilidad. A esto ayudaron piezas de las peliculas “cinema paradiso”, “el clan del siciliano” y “supongamos que una noche cenando”.
A continuación, prosiguió con las obras que más fama le han dado universalmente, y posiblemente lo mas esperado de la noche, las composiciones creadas para Sergio Leone y sus spaghetti-westerns. Primero el tema central de “el bueno el feo y el malo”, para después seguir con “hasta que llegó su hora” y “agáchate maldito”, y terminar con quizá el mayor éxtasis de la noche, “el éxtasis del oro”, pieza perteneciente a “el bueno, el feo y el malo”. Ni que decir tiene que esta fase del concierto, hizo disfrutar enormemente al público que allí se dio cita, público por cierto de todas las edades, que completaba el aforo, unas 4000 localidades.
Tras ello, una parte dedicada al cine social, en la que destacaron por su gran emotividad “Sostiene Pereira” y “Abolisson”.
La culminación a esta magnífica y mágica noche, la pusieron los temas de la espectacular banda sonora de “la misión”, “Gabriel’s oboe” y “On Earth As It Is In Heaven”, dos composiciones bellísimas, de lo mas evocadoras, que nos llevaron en volandas hasta la selva brasileña.

Al final larguísimas ovaciones, entre las que se incluyeron propinas y bises varios. Todo un éxito tanto de público como en lo musical y un privilegio para una ciudad pequeña como Santander, el haber podido disfrutar de un genio de la música como Ennio Morricone.

Deja una respuesta

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>